Home office: puede hacer tu negocio más rentable

Disfruta tu liderazgo
on
enero 8, 2018

Con la tecnología que ahora tenemos disponible, no sólo es posible trabajar desde casa, sino que además es benéfico para la empresa y para las personas.

Beneficios 

No se pierde tiempo en el transporte. En CDMX es bastante común que las personas pasen más de dos horas al día en transporte para ir a la oficina. El estrés se reduce, se reducen sus gastos en comidas, gasolina, estacionamiento y en general son más felices y saludables.

Al estar más contentos, hay otros colaterales positivos: se refleja en los clientes y se reducen las tasas de rotación y aumenta la lealtad. Esto está demostrado en un estudio de la Universidad de Stanford dice que mejora 13%, pero hay muchos otros que respaldan esto.

Del lado del empresario, ahorras en: espacio, consumibles, tiempo en juntas inútiles y ausencias justificadas.

 

Para que una política para trabajar desde casa funcione antes debes tener claramente definidos los objetivos y la posibilidad de medir los resultados, de lo contrario no va a funcionar.

Te compartimos nuestra política por si quieres ponerlo en práctica:

  • Cumplir con los objetivos

  • Estar siempre disponible

  • Comunicación abierta y exageradamente frecuente

1.      Cumplir con los objetivos

Si bien es cierto que no puedes “ver” que el trabajo se está haciendo, lo importante es que se llegue a los resultados. Estar ocupado no quiere decir que el trabajo se esté haciendo, y de la misma forma, estar en la oficina no quiere decir que estén presentes y enfocados.

Qué más da desde donde esté cada uno si se logran los resultados. Por el contrario, si no se cumplen los objetivos hay que aplicar correcciones y normalmente son las mismas que aplican a alguien que trabaja en la oficina.

Es fácil de detectar y corregir si alguien recién hace home office y ahora no llega a los objetivos.

2.      Estar siempre disponible

Este punto es fundamental porque el estar siempre disponible es más una actitud que la presencia física. Debes tener la confianza de que si le hablas a alguien te responderá a la misma velocidad que si lo tuvieras a un lado en la oficina. Esto tiene el beneficio de que todo el mundo se vuelve más consciente de cuando alguien está trabajando y cuando no (vacaciones, horario de comida, fuera de turno, etc).

Aquí hay una consideración especial. Para estar siempre disponible, además de la actitud tienen que existir las condiciones físicas para lograrlo. No se puede trabajar desde casa si no hay una conexión a Internet de buena velocidad, si no tienes un espacio adecuado y sin ruidos y si no puedes trabajar cómodamente. La regla es, tienes que tener las condiciones físicas para que cuando menos seas igual de productivo que en la oficina y proyectes la misma imagen profesional hacia afuera.

3.      Comunicación abierta y exageradamente frecuente

Cuando estás en la oficina estás más informado de lo que está sucediendo por la simple convivencia. Vas a comer con alguien, o entras a alguna junta, o simplemente se tiene la “sensibilidad” de lo que está pasando en la empresa. También los demás notan como estás: si estás contento, si estás teniendo problemas o si te pasó algo.

Si estás trabajando desde casa estás aislado de estas interacciones “informales”. Es por lo que todos los involucrados deben comunicarse con mucha frecuencia porque lo único que queda es lo que se dice o se escribe y hay que compensar por ello. Si alguien necesita ayuda, tiene que pedirla porque nadie lo va a ver sufriendo y por tanto ofrecer ayudarle.

Otro beneficio es que puedes obtener el mejor talento sin importar donde estén. Tenemos miembros del equipo que si no pudieran trabajar desde casa no trabajarían con nosotros.

En nuestra oficina de CDMX cada uno decide que tanto trabaja desde casa. Pero los jueves es obligatorio venir a la oficina y es con toda la intención de convivir.

Aunque bien es cierto que no todas las posiciones aplican para trabajar desde casa, cada vez son menos las que no se puede. Una de estas posiciones era la de contador. Ahora escuchamos historias por ejemplo de mamás contadoras que con Gestionix pueden trabajar desde casa los viernes que los niños no van a la escuela.

Si estabas considerando implementar una política similar para tu empresa, ojalá que este texto te ayude a dar el paso y si lo haces, cuéntanos cómo te fue.

RELATED POSTS
Disfruta tu Negocio

Un negocio no tiene porque esclavizarte, aunque sea tuyo y te esté yendo bien ¡Hacer negocios debería disfrutarse siempre! Por ello, hemos creado este espacio en el que te compartiremos herramientas, consejos y las mejores prácticas de liderazgo, administración, finanzas, contabilidad y más, que te ayudarán a crecer a paso firme, a mejorar tu productividad y sobre a todo ¡A disfrutar tu negocio! ¡Bienvenido!

Suscribete a nuestro Blog